Suelos y Decks

Una solución útil en la construcción y adecuación de un suelo o terraza son los entarimados  y decks en madera. Pudiendo elegir entre una amplia variedad de maderas.

No sólo es apropiada la madera de pino tratado, las maderas tropicales son una opción. Las diferencias se encuentran en el tratamiento (las maderas tropicales no requieren de tratamiento), en el mantenimiento, en el color...

En la elección de un entarimado de madera se tendrá en cuenta:

 

 

Tablas o baldosas

Tablas

La opción de tablas de entarimado permite concebir un estilo parquet además de ser un acondicionamiento muy adecuado para terrenos irregulares:

  • Suelos duros (cerámica, solera de hormigón o toda superficie plana).
  • Suelos estables (lecho de gravas, terreno no nivelado o superficies estanqueadas).
  • Pilotes o soportes (entarimado elevado).

La colocación de tablas permite varias posibilidades de diseño:
Entarimado: colocación en largos, en "V", en diagonal, etc.
Composición en baldosas

Baldosas

La composición más sencilla se realiza con baldosas sobre un suelo estable y nivelado. Las baldosas de 50x50cm pueden estar únicamente colocadas sobre el suelo o fijadas a unos rástreles. Su distribución creativa permite realizar un diseño moderno, exclusivo y original. Es la solución ideal para un ático o cubierta plana que se quiera acondicionar.

Entarimado realizado con tablas
Entarimado realizado con tablas
Composición de baldosas
Composición de baldosas

Lisa o estriada

Se puede elegir entre distintos acabados:

  • Tarima lisa (estética. Se recomienda su utilización en lugares cubiertos).
  • Tarima estriada o ranurada (la mejor solución en búsqueda de una función antideslizante).
Tarima lisa
Tarima lisa
Tarima estriada
Tarima estriada

Medios de fijación, conexión (o conectores)

La madera utilizada para entarimados está expuesta a los efectos del clima. En consecuencia, las fijaciones metálicas deben caracterizarse por una alta resistencia a la corrosión. Una inadecuada elección de los conectores provocará corrosión y manchas de oxidación en la madera, pudiendo llegar a roturas. Estas roturas afectando directamente las conexiones disminuirán la vida del entarimado.

Cualquiera que sea la especie utilizada, se recomienda el uso de medios de conexión inoxidables para alargar la durabilidad del entarimado.

Existen varios sistemas de fijación de un entarimado:

  • Atornillado: es el sistema más seguro y aprobado para fijar un entarimado. En el caso de optar por una tarima estriada o ranurada, la cabeza de los tirafondos se debe ocultar. El tirafondo tiene la ventaja de poder permitir el cambio de una tabla sin necesidad de desmontar la totalidad del entarimado.
  • Longitud adecuada del tirafondo (será 2,5 veces más largo que el espesor de la propia tarima).
  • Clips laterales: Sistema de fijación invisible por excelencia. Es perfecto para la madera tropical por su movimiento limitado pero desaconsejable para la madera de conífera (pino, alerce, etc).
  • Clips atornillados en la cara oculta: Sistema de fijación totalmente oculto.

 

La separación entre rástreles depende del espesor de la tarima colocada.

En general se recomienda respetar esa regla:

  • Tabla de espesor ≤ 22mm: separación máxima entre rastreles, 40cm.
  • Tabla de espesor 22< e ≤ 28mm: separación máxima entre rastreles, 60cm.

Especies de madera utilizadas en entarimado

Para realizar un entarimado mediante baldosas o tablas, se puede optar entre varias especies. En clase de uso 4, es aconsejable utilizar especies que pueden soportar esas condiciones. El pino tratado, algunas especies de frondosas y algunas maderas tropicales son ideales para este uso.

Especies de madera para uso en entarimado (deck):

Tarima de pino
Tarima de pino
Tarima de cumarú
Tarima de cumarú
Tarima de ipe
Tarima de ipe

Mantenimiento de un entarimado

Un entarimado no requiere un mantenimiento específico pero la madera sufrirá una oxidación superficial natural (cambio superficial del color inicial hacia un tono grisáceo).

Una explicación técnica:
Bajo los efectos de los ultravioletas del sol, el color natural de la madera se torna al gris. Este efecto se nota rápidamente para la mayoría de las maderas tropicales. Al contrario, este cambio de color en el caso del pino tratado es bastante lento. Esto no afecta a las propiedades de la madera ni a la calidad del tratamiento en caso del pino.