Recursos Humanos

Contar con profesionales cualificados en la manipulación de madera tratada para realizar su instalación es fundamental para la durabilidad de cualquier estructura.

Una buena formación en el manejo de la madera tratada y su aplicación in situ evitará riesgos derivados de una instalación impropia. El instalador sabrá estimar los riesgos propios del montaje y prevenir problemas futuros de podredumbre o malos comportamientos mecánicos: aparición de fendas fuera de lo común, deformaciones producidas por la hinchazón y merma, acumulaciones innecesarias de agua, exposiciones de testas, etc.

El conocimiento de las instalaciones deberá estar vinculado a una forma correcta de realizar los trabajos en lo que a Seguridad Laboral se refiere.

El trabajo de equipo entre ingenieros, arquitectos, aparejadores y delineantes (para diseños y estructuras en proyectos), encargados de obras (que gestionan el trabajo de instalación) y oficiales de primera y segunda (que manipulan la madera en obra) garantizará una óptima calidad en el servicio y el logro de los objetivos propuestos.