Proyectar con madera de pino tratado

El empleo de la madera tratada implica actuar con profesionalidad más allá del proceso de impregnación. Desde la madera en su forma primaria hasta su instalación y aplicación, intervendrán también profesionales y fabricantes especializados.

La madera tratada es parte de un sistema integral que implica el control de los recursos naturales, la intervención de un capital humano experimentado y la profesionalización de las herramientas empleadas.

La madera es un material empleado tanto en estructuras de gran envergadura como en pequeñas aplicaciones. Es una materia prima con propiedades óptimas para adaptarse a una infinidad diseños. Posee una resistencia mecánica extraordinaria además de otras propiedades experimentadas y recogidas por medio de múltiples cálculos y estudios.

Cualquier aplicación necesitará estudio específico o diseño previo. Estos diseños deben ser siempre realizados por profesionales experimentados y según las normas o técnicas avaladas. Por ejemplo, el Código Técnico de la Edificación ha incluido una sección en exclusiva sobre la madera.
El montaje y la colocación en obra constituyen al igual que el diseño y los cálculos una labor de profesionales.