Normativa

Normativa de la madera tratada

En el área de la protección y conservación de la madera, se diferencian genéricamente dos tipos de normas:
Normas de Laboratorio tendentes a la verificación del grado de efectividad de formulados de potenciales protectores de la madera.
Normas que indican el grado de protección adecuado para la madera a ubicar en distintas clases de uso.

  • EN 335.2/98: define las distintas clases de uso (anteriormente riesgo), en relación con la ubicación de la madera y el grado de humedad presente (5 clases).
  • EN 350.2/94: indica los distintos grados de durabilidad natural de las principales especies de madera empleadas en la UE, frente a hongos e insectos xilófagos, así como sus correspondientes grados de permeabilidad.
  • EN 460/94: indica el grado de necesidad del tratamiento protector de la madera, considerando su durabilidad natural y clase de uso.
  • EN 351.1/96: indica los distintos grados de penetración y retención a alcanzar, del protector de la madera, adjuntando un diagrama general de acción.
  • EN 351.2/96: indica el tipo de protector a utilizar según la categoría de uso en que se ubique la madera.
  • EN 599.1/96: presenta unas tablas con indicación del número de piezas de un lote, según el tamaño de este, que se deben de someter a estudio y dentro del lote, el nº máximo de ellas que se permite que no cumplan con las condiciones del tratamiento protector a realizar en cada caso.

Normativa sobre la creosota

La presencia de benzo(a)pirenos (hidrocarburos aromáticos policíclicos) de propiedades cancerígenas dentro de los productos químicos utilizados para los tratamientos de madera con sistemas de autoclave para clase IV y V, hizo que se restringiera su empleo mediante la Directiva 2001/90/CE de 26/10/01 transpuesta por España mediante el R.D. 2666/02.
En el B.O.E. nº 261 de 31/10/02, se indica que sólo se podrá emplear creosota que cumpla:

  • Concentración máxima en benzopirenos del 0,005% en masa.
  • Concentración menor del 3% de fenoles extraíbles en agua.

Se cita que se podría emplear para usos profesionales o industriales, tales como:

  • traviesas de ferrocarril.
  • postes para el transporte de energía eléctrica y para telecomunicaciones.
  • cercados agrícolas.
  • maderas de puertos y vías navegables.

No pudiéndose utilizar en:

  • madera de interiores en general.
  • madera de terrenos de juegos y juguetes.
  • madera de parques, jardines e instalaciones recreativas y de ocio (si existe riesgo de contacto frecuente con la piel).
  • madera de envases que pueden estar en contacto con productos para el consumo humano o animal.
  • contenedores para cultivos.

Normativa sobre el Tanalith E

Los protectores de mayor empleo en el mundo han sido los denominados CCA (Cobre-Cromo-Arsénico), que como consecuencia de la existencia en su formulado del Arsénico, la UE. restringió su empleo mediante la Directiva 2003/2 de la Comisión de 6/1/03, en vigor en España desde el 30/06/04.
Como consecuencia de ello se viene sustituyendo el Arsénico por Boro o por armonios cuaternarios.
En el B.O.E. nº190 de fecha 9/08/03 se indica que tan solo se podrá utilizar para la protección de madera en instalaciones industriales, empleando el formulado tipo C, que es el que menor cantidad de As (Arsénico) presenta.
También indica que se podrá comercializar para usos profesionales o industriales en los que la integridad estructural de la madera sea imprescindible para la seguridad de personas o ganado, siempre que sea improbable un contacto frecuente de las personas con la madera así tratada. Como consecuencia se citan como empleos posibles: madera estructural de edificios, construcciones agrícolas e instalaciones industriales, maderas en contacto con aguas dulces o salobres (embarcaderos, puentes, etc.), maderas de muros de protección acústica, de prevención de aludes y vallas de protección de carreteras, postes de cercados para el ganado y de transmisión eléctrica o de telecomunicaciones, y traviesas de ferrocarriles subterráneos.
Indica que no se podrá emplear para cualquier aplicación en que se pueda producir un contacto frecuente de la madera con la piel humana, citando también la prohibición para: maderas para construcciones residenciales, maderas en contactos con aguas marinas y maderas que pueden tomar contacto con productos destinados al consumo humano o animal.
Además de todo ello, como consecuencia de la presión ejercida por ciertos países en pro de la mejora de la salud humana y del medio ambiente, la UE decidió a finales de los 90 variar la composición de los protectores de la madera y, en este sentido, sacó la Directiva 98/8 del Parlamento europeo y del Consejo de fecha 16/02/98, que el gobierno español transpuso mediante el RD 1054/2002, de 11/1002.
Las principales variaciones incidentes en los formulados de los protectores de la madera, consecuencia de la citada Directiva afectan a:

  • Eliminación de los metales pesados de los protectores hidrosolubles, principalmente de As (Arsénico), Cd (Cadmio) y Zn (Zinc), habiéndose respetado el Cu (Cobre) por sus caracteres fungicidas y el Cr (Cromo), hasta la fecha, por sus propiedades de fijación a la madera de otros elementos.
  • Empleo de permetrinas (insecticidas) y azoles (fungicidas) en los protectores en disolvente orgánico, provenientes ambos del campo agrícola.
  • Empleo e armonios cuaternarios, empleados inicialmente en Nueva Zelanda para la Protección de la madera.
  • Selección de los disolventes orgánicos utilizados.
  • Incremento de los protectores de tipo hidrodispersables.

Los azoles tebuconazol y Propiconazol, con características biocidas, han demostrado un alto grado de estabilidad en la madera tras ser sometidos a pruebas de deslave aplicando las normas europeas EN 73 y EN 84.
La adecuación a los nuevos formularios, consecuencia de la Directiva europea últimamente citada ha supuesto una serie de problemas de adaptación tanto por parte de los fabricantes de productos químicos protectores de la madera, como de los usuarios de estos (impregnadores de la madera).
En relación con el primero de los inconvenientes citados, se indica que la empresa Arch Timber Protection, cuyos productos comercializa en España la empresa Impregna, S.A. supo responder de inmediato, sacando formulados de garantía, pudiéndose citar al respecto, lo siguiente:
Sustitución del protector hidrosoluble, tipo CCA, denominado Tanalith C, de demostrada eficacia, para maderas ubicadas en lugares con clases de usos III, IV y V, por el producto Tanalith E para empleo con madera a colocar en lugares con clases de uso III y IV (no se pueden emplear protectores hidrosolubles para lugares con clase de riesgo V).
El Tanalith E respecto al Tanalith C, elimina el As y el Cr y presenta un formulado con: CO3Cu (fungicida); Tebuconazol y Propiconazol (fungicidas); Ácido bórico (insecticida); y 2-aminoetanol (fijante de los anteriores a la madera).
Se presenta en forma concentrada, debiéndose de diluir 3 Kg. de producto en 97 litros de agua.
Está registrado en España en el Registro de Plaguicidas del Ministerio de Sanidad y Consumo con el nº 07-08-04544, con el nombre de Tanalith E 3492, estando también registrado en otros países de la Unión Europea.
El tratamiento adecuado con este producto protector implica el alcanzar mediante sistema de autoclave vacío-vacío, vacío-presión, vacío-pulverizado, los grados de protección siguientes:
Para maderas en clase de uso 3: penetración P5 a P7 (según norma EN 351.1/95), es decir, 6 a 10mm de la albura; Retención de 8 K/m3.
Para maderas en clase de uso 4: penetración P8 a P9 (según norma EN 351.1/95), es decir, total de la albura y 6mm del duramen; retención de 13,4K/m3.
Este protector cumple con las normas europeas:

  • EN 807: eficacia frente a organismos de pudrición blanca y otros del suelo.
  • EN 47: determinación del umbral de eficacia frente a larvas de H.bajulus.
  • EN 73 y EN 84: envejecimiento por evaporación y deslave.
  • EN 117: determinación del umbral de eficacia frente a Reticulitermes.
  • EN 113: determinación del umbral de eficacia frente a hongos xilófagos basidiomecetos (coriolus versicolor).

La madera tratada presenta una tonalidad verdosa en el volumen impregnado.
Sustitución del protector en disolvente orgánico de la madera VacsoL WR, que presentaba en su composición dióxido de tribulito estañado, dieldrín (insecticida hoy prohibido), ceras y resinas repelentes del agua, etc. por otro formulado denominado Wacsol WR 2601, en cuya composición se citan: Propiconazol y Tebuconazol (fungicidas); Permetrinas (insecticidas); White Spirit (disolvente derivado del petróleo).

Otras normativas

  • Norma UNE EN 14.081-4: establece para las distintas especies de madera europeas, cuales son las asignaciones de las clases resistentes aplicables a las maderas clasificadas mecánicamente.
  • NF EN 1.611-1 (Octubre 1999): clases de aspecto de las resiníferas aserradas.
  • NF EN 1.313-1 (Abril 1997): dimensiones de la madera aserrada.
  • NF B 52-001 (Diciembre 1998): clases de madera para estructuras según una clasificación visual.
  • NF EN 519: clases de madera aserrada utilizadas en estructuras obtenidas en la clasificación por máquina.
  • UNE EN 595-1 (1997): durabilidad de la madera y de los productos derivados de la madera. Prestación de los protectores de la madera determinados mediante ensayos biológicos.
    • parte 1: especificaciones para las distintas clases de riesgos.
  • UNE EN 595-2 (1997): durabilidad de la madera y de los productos derivados de la madera. Prestación de los protectores de madera determinados mediante ensayos biológicos.
    • parte 2: clasificación y etiquetado.
  • UNE EN 460 (1995): durabilidad de la madera y de los materiales derivados de la madera. Durabilidad natural de la madera maciza. Guía de especificaciones de durabilidad natural de la madera para su utilización según las clases de riesgo (de ataque biológico).
  • UNE 56.544: norma que asigna la clase resistente para diferentes especies arbóreas y procedencias según normas de clasificación.
  • UNE EN 351-1 (1995): durabilidad de la madera y de los productos derivados de la madera. Madera maciza tratada con productos protectores.
    • parte 1: clasificación de las penetraciones y retenciones de los productos protectores.  
  • Directiva 76/769/CEE (27 de julio 1976): aproximación de las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas de los estados miembros que limitan la comercialización y el uso de determinadas sustancias y preparados peligrosos (creosota).
  • UNE EN 335: clases de riesgos.
  • UNE EN 350-2: impregnabilidad de las distintas especies de madera.
  • UNE EN 599-1: clases de ensayos que se realizan para determinar el nivel de retención del producto, según la clase de uso de la madera que protegerá.