Madera frente a metal y hormigón

Todas las aplicaciones existentes están concebidas con un material apropiado.
Los materiales principalmente utilizados en la construcción son la madera, el hormigón y el acero.

Por lo general, cada aplicación estará realizado con un material específico en adecuación a su correcta funcionalidad. Pero existen casos en los que el empleo de estos tres es posible (principalmente construcción e infraestructuras).

La madera sufre de un gran desconocimiento. Aquí se trata de demostrar que la madera puede perfectamente valer en ciertas condiciones frente a los otros dos materiales (hormigón y metal) y hasta proporcionar una mejor solución.

La madera es un material ecológico

Los bosques y la madera que producen, atrapan y almacenan dióxido de carbono y así contribuyen a mitigar notablemente el cambio climático. Además de absorber el dióxido de carbono lo convierten, a través de la fotosíntesis, en carbono que "almacenan" en forma de madera y  vegetación.
Es una cualidad exenta tanto en el hormigón como en el metal, tanto en su proceso de fabricación como en su estado final.

Esquema del ciclo de vida de la madera

La madera es un material reciclable

Una vez finalizado su ciclo de vida, la madera se recicla o se revaloriza como abono o energía calorífica, sin contaminar el medio ambiente. Sin embargo, el metal una vez acabada su vida útil supone un material contaminante que no se puede reutilizar fácilmente. En cuanto al hormigón no se recicla de ninguna manera.

Arquitectura polaca (Zakopane)
Arquitectura polaca (Zakopane)
Templo chino con siglos de antigüedad
Templo chino con siglos de antigüedad

La madera puede tener una durabilidad de más de un siglo

Con el correcto tratamiento y mantenimiento en función de su clase de uso, las aplicaciones con madera pueden llegar a durar siglos sin deterioración  apreciable (véase el caso de las traviesas de ferrocarril tratadas con creosota o ciertos edificios en países del norte de Europa). El hormigón suele perder de sus características físicas pasado los cien años y el acero no específicamente protegido se deteriora nada más quedar en contacto con el exterior.

La madera es un material resistente al fuego

Uno de los factores que más ha elevado el rechazo de la madera como  material de construcción en nuestro país, es su combustibilidad. Sin embargo, como lo demuestra la experiencia de otros países, las estructuras de madera  con determinadas técnicas de tratamiento, exhiben un comportamiento ante la acción de los incendios, superior al de muchas estructuras de materiales incombustibles.
Así, un miembro de madera de proporciones robustas, conserva su capacidad de carga en un incendio durante mayor tiempo que un miembro de acero de igual resistencia. Esto se debe a que el acero se dilata con rapidez provocando riesgos muy elevados de derrumbe de la estructura. En el caso de la madera, aunque en el exterior mantengan llamas y se esté carbonizando, su estructura continúa estable ante el efecto del calor.

La madera en combinación con el metal supone una resistencia mecánica muy fuerte

Cuando se combinan dos materiales como madera y metal, se obtienen estructuras muy resistentes.

Combinando la ligereza de la madera con la densidad del acero se forman estructuras muy fuertes, capaces de soportar grandes cargas.

Contribuye al respeto al medioambiente una vez procesada

Debido a la ligereza de la madera, se ahorran recursos energéticos en los procesos de elaboración y en el costo de transporte de los elementos, respecto a los costes correspondientes de otros materiales y sistemas constructivos.

consumo energético de los distintos materiales para la construcción

La madera es un material de gran belleza natural 

Por su textura y color, la madera ofrece belleza natural, es fácilmente moldeable y apto a recibir cualquier aplicación de tintes y barnices. Estas características permiten lograr viviendas y edificaciones con acabados de gran impacto y belleza. Adicionalmente, se presta con facilidad para lograr cualquier solución arquitectónica urbana o rural.
Tanto el hormigón como el acero son materiales fríos sin atractivo estético los cuales no ofrecen tantas posibilidades de diseño.

La madera es un perfecto aislante térmico y acústico

Como la madera es un material compuesto de fibras huecas, alineadas axialmente a la longitud del árbol, estos huecos o espacios contienen aire atrapado, que le imparten excelentes cualidades como aislante del sonido y del calor.

En lo que se refiere al aislamiento acústico, la madera tiene valores superiores a 10 veces el hormigón armado y a 5 veces el tabique.

En relación con el aislamiento térmico, la madera es excelente. En este  aspecto es aproximadamente unas 6 veces más eficiente que el tabique o el ladrillo de barro cocido, 15 veces más que el hormigón o la piedra y 400 veces más que el acero. Si la combinamos con otros materiales como fibra de vidrio, podemos satisfacer los requerimientos de aislamientos en los climas más  extremos.